• +57 300 777 45 05
  • soundsystemradio.online@gmail.com

Un nuevo capitulo para el Rap Colombo-Venezolano Nanpa Básico y Akapellah

Un nuevo capitulo para el Rap Colombo-Venezolano Nanpa Básico y Akapellah

La colaboración entre el rap de Colombia y el de Venezuela tiene un nuevo título. Akapellah, uno de los nombres obligados a la hora de hablar del hip hop del vecino país, regresó a trabajar con un artista proveniente de Medellín, una de sus ciudades favoritas y la que está hoy por hoy comandando la movida en el país. Nanpa Básico, que no obstante ha realizado toda su carrera musical en Bogotá, es un artista que hace mucho está dejando su huella en la música del país, fue el seleccionado para “Tiros al aire”, una unión que sin embargo no se logró por azar.

Todo empezó en una entrevista para la revista Rolling Stone en la que ambos artistas coincidieron. Allí estaba también Will Martínez, un promotor, manager y activista del hip hop que lleva años trabajando en la evolución del rap colombiano y en crear encuentros entre grupos de Latinoamérica y del país. Él logró que, en pocas, horas, se diera un intercambio de música y culturas entre ambos artistas.

“Ambos pasan por un momento muy bueno en sus carreras. Nanpa es una de las personas que más seguidores tiene y así como despierta amores despierta odios. Algo que también ocurrió con Akapellah porque también creció de una manera muy rápida cuando empezó a utilizar varios estilos dentro del rap”, afirma Martínez sobre el por qué de los dos artistas.

La canción y el video se produjeron de manera exprés. El proceso tuvo que ser muy rápido por las agendas de ambos artistas, pero ambos tuvieron la voluntad para alargar sus agendas y lograr la colaboración, que nació en una noche en el estudio de AlkaProduce. Es una canción que trata una de las dificultades más grandes del hip hop, especialmente el colombiano: la autodestrucción entre los mismos artistas del género. El video, realizado por FTZ Studio, alterna a los dos cantantes entre talleres de oficios varios y un cuarto lleno de vinilos y gorras, para finalmente mostrarlos en su gran momento, antes de saltar a una tarima.

“Los raperos son los peores enemigos de los raperos y es algo con lo que hemos aprendido a convivir. Al arriesgarse a utilizar nuevos ritmos y nuevos estilos, por lo menos por el lado de Akapellah, se ha estado juzgando y se entra al eterno dilema de qué es real y qué no es real. Ambos, afortunadamente, tienen sus ideas muy claras y definidas. En eso coincidieron mucho”, agrega Martínez, quien considera que el relevo generacional que se está dando en el hip hop de Colombia no está bien visto por algunas personas que se han quedado en el debate de lo que es rap y lo que no.

Akapellah, por su parte, es el ejemplo de cómo los artistas venezolanos han trabajado para buscar alternativas a la realidad que vive su país. Una realidad que no se ha sentido en la música, por lo menos en el hip hop, ya que paradójicamente ese esfuerzo y quehacer conjunto entre los raperos del país ha logrado que tengan una industria incluso más internacional que la de nuestro país. En Venezuela hay una unión verdadera de muchos músicos que están queriendo salir adelante, y eso ha sido el principio básico de esa industria. Los colombianos, en cambio, han sido históricamente más dependientes del Estado, que poco apoyo da a esta música. “Siempre vivimos buscando culpables. En este tema y en todos. Estamos en un bloqueo, pero afortunadamente han empezado a salir muchos grupos con un aire muy fresco”, concluye el gestor de la nueva unión necesaria entre la música de dos países vecinos.

Sound

Leave your message